Un misionero que comparte el Evangelio en Japón, contó los desafíos de la misión en uno de los países más resistentes a los cristianos. «Creemos que Dios va a salvar a esta nación«, dijo.
En los últimos años, Japón, uno de los países más resistentes al Evangelio, está experimentando un crecimiento del cristianismo a través de los llamados misioneros dekasseguis (descendientes de japoneses que emigran para trabajar temporalmente en el país), incluidos brasileños.
Los datos oficiales no apuntan a un crecimiento significativo en el número de iglesias: en 2009 había 4.300 organizaciones activas, solo 400 menos que en 2019. Sin embargo, fuera de las estadísticas, los inmigrantes impulsaron una ola de nuevas iglesias evangélicas brasileñas.
El pastor Adriano Aoki, brasileño de tercera generación en el linaje japonés de su familia, es uno de esos misioneros que está predicando el Evangelio en las tierras áridas de Japón. En 2012, Aoki y su esposa Talita aterrizaron en el país asiático como misioneros, cumpliendo con el llamado que Dios les hizo desde niños.
“Cuando tenía 4 años, mis padres recibieron una promesa de Dios sobre Japón, involucrando a toda nuestra familia en este campo misionero”, dijo Adriano en entrevista exclusiva con el medio Guiame .
Renunciando a una vida estable y exitosa en Brasil, el misionero se mudó repentinamente con su esposa a Japón. 
Como descendiente de japoneses, ya había vivido en el país por trabajo, como todo dekassegui. Sin embargo, hoy Aoki ya no se considera un misionero Dekassegui, porque ha hecho de Japón su hogar y misión definitiva. En 2019, nació su hija Arisa en la Tierra del Sol Naciente.
Adriano dirige la Asambleas de Dios Japón, en la ciudad de Tsurugashima, en la región metropolitana de Tokio. Dijo que, aunque los Dekasseguis han promovido el Evangelio, el número de evangélicos sigue siendo muy bajo en el país. 
Solo el 1% de la población es cristiana, incluidos los católicos, en un país de 125,8 millones de habitantes. Algunos misioneros consideran que los japoneses están clasificados como un pueblo no alcanzado.
“Hay una expansión del Evangelio, personas que se convierten al Señor, japoneses que se convierten, pero el porcentaje es todavía muy pequeño. Las mayores conversiones aquí son entre los extranjeros”, explicó el misionero.
Como la mayoría de las iglesias evangélicas en Japón, la congregación de Aoki está compuesta en su mayoría por descendientes de brasileños e inmigrantes bolivianos y peruanos. La evangelización de los japoneses nativos es un gran desafío para los misioneros. 
Adriano explica que aunque hay libertad religiosa, los japoneses siguen estando muy cerca del Evangelio por barreras históricas y culturales. “En siglos pasados, el cristianismo fue prohibido en Japón varias veces, y muchos, para no ser perseguidos en ese momento, se introdujeron en el budismo, el sintoísmo y profesaron su fe en secreto”, dijo.
Según el misionero, en todo el archipiélago predomina la cultura religiosa pagana, principalmente el budismo y el sintoísmo. Según el Shukyo Nenkan de 2019, el informe religioso anual de la Oficina de Asuntos Culturales de Japón, hay 84.000 organizaciones sintoístas (46,9%) y 77.000 organizaciones budistas (42,6%).
“Desde la infancia, los japoneses tienen la costumbre de ir a los templos sintoístas y budistas al menos una vez al año (el 1 de enero) para pedir un año próspero y mantener la tradición de adorar a los muertos”, dijo.
En Japón , es común que las casas tengan altares para los familiares fallecidos, donde dejan comida y rezan, creyendo que los seres queridos aún están en sus casas. 
También menciona que, la evangelización personal es uno de los desafíos para los misioneros, debido a la cultura más reservada del pueblo japonés. Antes de presentar el Evangelio, primero se debe construir confianza y amistad con el no creyente. 
“Y sin embargo, no es fácil convertirlo a Cristo. Hasta el día de hoy cultivo una amistad de 5 años con un nativo, le hablo de Jesús, leo la Biblia en japonés, predico, pero aún no ha habido una conversión, pero Dios está obrando”, dijo.
Al contrario de lo que mucha gente imagina, la vida de un misionero en Japón no es más fácil por estar en un país desarrollado. Adriano señala que uno de los mayores desafíos en el campo es la escasez de obreros capacitados para el trabajo misionero.
La falta de misioneros es consecuencia del alto costo de vida, lo que hace que muchas iglesias no puedan mantener un obrero de tiempo completo en el país asiático. El pastor Adriano dice que muchos misioneros tienen que trabajar muchas horas
Las numerosas dificultades culturales y financieras no han desanimado a los misioneros en Japón. Con perseverancia y gracia, continúan sembrando la Palabra en suelo japonés.
“Los misioneros de la iglesia brasileña estamos uniendo fuerzas para evangelizar para que Japón conozca al Señor Jesucristo, porque eso es todo lo que necesitan”, comentó Adriano.

Tomado de acontecercristiano.Net en el siguiente enlace https://www.acontecercristiano.net/2022/04/el-cristianismo-crece-en-japon-pero-falta-misioneros.html

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. La IGLESIA EVANGELICA PRIMERA ASAMBLEA DE DIOS DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS es el Responsable del tratamiento de los datos personales del Interesado y le informa que estos datos serán tratados de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (GDPR). Pinche este enlace para mayor información: Política de Cookies Usted puede ejercer: – Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. – Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y a la limitación u oposición a su tratamiento. – Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente. Datos de contacto para ejercer sus derechos: IGLESIA EVANGELICA PRIMERA ASAMBLEA DE DIOS DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS, Calle Rio Narcea, 15, 33210, Gijón, Asturias, Email: info@asambleadediosgijon.com Datos de contacto del DPO: AVDA BRASIL 17, 28020 MADRID – dpd@sonorsolucionesnormativas.es ACEPTAR

Aviso de cookies