Cómo este clásico de la literatura puritana puede ser relevante para el cristiano de hoy como lo fue para el creyente del siglo XVII.POR REDACCIÓN BITE JULIO 12 DE 2021

“Mientras caminaba por el desierto de este mundo, llegué a un lugar donde había una guarida, y me acosté en el lugar para dormir; y mientras dormía, soñé un sueño”.

Este gran y sencillo comienzo de El progreso del peregrino puede recordarnos que en 1678 el sueño de John Bunyan fue entregado a un público lector dispuesto a recibirlo. Porque no sólo los británicos, sino los europeos en general, se habían familiarizado demasiado con la complejidad moral del mundo natural y la dureza de su marcha; cada uno de sus caminos era una perplejidad, sus pasos errantes tropezaban en un laberinto, en una zona salvaje. Ya John Amos Comenius, ese gran reformador educativo de fama internacional, había publicado su Laberinto del mundo y el paraíso del corazón (1631), en el que pretendía mostrar «tanto la vanidad del mundo como la gloria, la felicidad y el placer de los corazones elegidos que están unidos a Dios», mientras que una gran cantidad de otras obras hortatorias en inglés con títulos que sugerían el de Bunyan estaban en amplia circulación durante la primera mitad del siglo XVII.

Por lo tanto, no es de extrañar que El progreso del peregrino haya tenido tan pronto “buena aceptación entre la gente”, como observó felizmente el editor Nathaniel Ponder en un apéndice a la cuarta edición de 1680. Aportando mucho consejo, precaución y consuelo en medio de la fatiga de la vida diaria, llevaba un mensaje que era a la vez útil y agradable. Lo que es más notable es el grado de su éxito como best-seller. El primer editor de Bunyan, Charles Doe, señaló en 1692 que en ese momento se imprimían unos cien mil ejemplares sólo en Inglaterra y que el libro ya había aparecido “en Francia, Holanda y Nueva Inglaterra”, un fenómeno que sugería a Doe cómo la fama de Bunyan podría “ser la causa de la difusión de sus otros libros evangélicos en el mundo europeo y americano, y en el proceso del tiempo puede serlo en todo el universo”. La popularidad del libro era tan abrumadora que incluso los críticos eruditos del siglo XVIII, como Samuel Johnson y Jonathan Swift, no pudieron evitar alegrarse.

Sin embargo, la Edad de la Razón consideró en general que Bunyan carecía de delicadeza, y se dejó a los románticos defender esta misma ausencia de refinamiento como una virtud peculiar. Si Bunyan era un calderero iletrado de Bedford, su alegoría debía ser la obra inculta de alguien que era realmente un genio “natural”; su peregrino, después de todo, tenía poder suficiente para afectar a los negocios y a los pechos de todo tipo y condición de hombres. William Blake se sintió lo suficientemente conmovido por las aventuras de Cristiano como para crear sus veintinueve incomparables ilustraciones en acuarela, mientras que Samuel Taylor Coleridge pensaba que la alegoría era “la mejor Summa Theologiae Evangelicae jamás producida por un escritor no inspirado milagrosamente”. La adulación continuó sin cesar a lo largo del siglo XIX y alcanzó su punto álgido en el fervor evangélico de la época victoriana.

Ilustración de Cristiano, por William Blake.

El interés de los norteamericanos por El progreso del peregrino se vio inicialmente fomentado y posteriormente sostenido por la prevalencia de una visión apocalíptica que anticipaba el establecimiento de la Nueva Jerusalén en el nuevo mundo como el acontecimiento culminante de la historia. El paralelismo entre la visión del viaje de los cristianos a través de un mundo duro y hostil hacia una ciudad brillante en una colina y su propio sueño utópico y esperanza milenaria era demasiado agudo para que la mayoría de los estadounidenses no lo vieran. En consecuencia, la influencia de la alegoría de Bunyan en América fue omnipresente; lo indica no sólo el asombroso número de adaptaciones americanas producidas en el siglo XIX, de las cuales El ferrocarril celestial de Hawthorne es sin duda la más conocida, sino también la inspiración que la alegoría proporcionó a autores tan dispares como Hawthorne, Louisa May Alcott, Mark Twain y E. E. Cummings.

A pesar del estatus actual de El progreso del peregrino como clásico mundial, no hay duda de que en el siglo XX, con el declive general de la piedad, el interés popular por el libro a ambos lados del Atlántico ha disminuido enormemente. Sin embargo, es interesante que haya habido un apego compensatorio a la obra a nivel académico, ya que en los últimos veinticinco años Bunyan ha sido retomado por las universidades. En lo que seguramente es una gran ironía, El progreso del peregrino es ahora objeto del más riguroso análisis crítico por parte de estudiosos tan destacados como Stanley Fish y Wolfgang Iser, que consideran la alegoría como un objeto de arte sofisticado del que podemos aprender mucho sobre la capacidad de la literatura para atraer la mente del lector; también es apreciada por otros estudiantes que han extraído sus recursos para numerosas tesis doctorales. También la aparición de la alegoría en la excelente edición recopilada de Oxford University Press es un testimonio elocuente tanto de su durabilidad como de la permanente validez de lo que tiene que decir.El artículo continúa después del anuncio

Teniendo en cuenta estas veleidades de la historia cultural del libro, ¿podemos explicar por qué el sueño ha perdurado? Las principales razones son la naturaleza de su mensaje y la imaginería arquetípica que lo transmite. Aunque la imagen de la vida como un viaje es en realidad anterior a la era cristiana, fue adoptada desde el principio para convertirse en una de las metáforas más potentes del pensamiento cristiano, especialmente cuando se combina, como en este caso, con su imagen afín de la guerra. Para su uso, Bunyan estaba realmente en deuda con la cultura popular de su tiempo, porque muchos predicadores puritanos ingleses habían dado precedente y sanción a la “similitud” al escribir sus propios relatos de la vida espiritual. Es, pues, a la interacción de la tradición y el talento individual a lo que debemos la estructura metafórica de El progreso del peregrino, un heterocosmos de romance y aventura en el que el esquema reformado de salvación se expone como un progreso de una ciudad discernible a otra y un proceso que tiene un principio, un medio y un final definibles.

La escena inicial es magnífica en su evocación de la soledad del corredor de fondo. La imagen de un hombre que lee su Biblia y experimenta una convicción de pecado es el primer indicio de la conversión: su grito angustiado, “¿Qué haré para salvarme?”, abre el relato con una pregunta sobre la responsabilidad individual, y los episodios que siguen están dispuestos de tal manera que demuestran la iniciativa e intervención divina en el curso de la salvación. Como regla general, puede decirse que los acontecimientos que suceden (como la captura de Cristiano y Esperanza por el Gigante Desesperación) y los lugares visitados (por ejemplo, las Montañas de Delicias) representan estados de ánimo experimentados durante el progreso. Leer el libro es, por lo tanto, observar al alma elegida negociando las corrientes difíciles y traicioneras entre el Escila del exceso de confianza y el Caribdis de la desesperación. O es reconocer que el mundo de Cristiano es el mundo de Humpty Dumpty, pero con esta significativa diferencia, que mientras que no todos los hombres del rey pudieron recomponer a Humpty Dumpty, Cristiano cae para levantarse, se desconcierta sólo para luchar mejor. Desde esta perspectiva, El progreso del peregrino es, en gran medida, una representación pictórica de la doctrina de la santificación, un hecho que nos ayuda a entender por qué la escena crucial en la Cruz se produce tan pronto en el libro, después de que se haya contado menos de un tercio de la historia. También explica en gran medida por qué esta hermosa escena, en la que el cristiano pierde su carga de pecado en la justicia imputada de Cristo y recibe una muestra de su elección por parte de los Tres Brillantes, está tan económica y hábilmente esbozada. El especial interés alegórico de Bunyan por la santificación no es más que el correlato artístico de ese desarrollo de la teología reformada que los puritanos ingleses del siglo XVII habían hecho específicamente suyo y por el que se habían hecho famosos en toda Europa.

Mapa de El progreso del peregrino
Mapa de El progreso del peregrino

Sin embargo, la concentración en la santificación no es en absoluto exclusiva; todos los demás pasos del plan de salvación encuentran su lugar en el diseño del conjunto. Tras la escena del principio, viene el magistral episodio de Mr. Worldy Wiseman, que describe el periodo de cristianismo formal o legal que precede al llamamiento efectivo. A partir de entonces, el peregrino es empujado hacia la Cruz, donde su justificación queda patente por el cambio de vestimenta, la marca en la frente y la recepción de su rollo. Una vez sellado el pacto, la continuación trata del crecimiento del peregrino en la gracia; pero en todas sus vicisitudes se nos hace sentir el carácter vinculante del pacto concertado en la Cruz. Por eso, por ejemplo, el debate con Apolión se refiere a su base contractual, el argumento gira en torno a la relación entre amo y siervo. Y como el peregrino continúa siguiendo a su Maestro, el vínculo se ratifica finalmente cuando el cristiano santificado pasa a la gloria de la Nueva Jerusalén.

Elección, vocación, justificación, santificación, glorificación: tales son las etapas que Bunyan traza como el progreso del alma elegida. Por lo tanto, el cristiano no es Everyman, sino que es el paradigma de todo hombre, y su aplicación es universal. En ningún lugar, parece, se ha expuesto el esquema de la salvación de forma más atractiva y con tanta fuerza y claridad. En su falta de ambigüedad moral, la alegoría destaca una belleza peculiar de la teología calvinista, ya que Bunyan representa “el Camino” con una definición que habría que remontarse a la Didajé del siglo I para igualarla. Es esta cualidad concreta de la obra, basada en los cimientos de la necesidad y la aspiración humanas, la que fundamenta nuestra experiencia en la realidad y explica en gran medida su permanencia.

John Bunyan

La misma franqueza moral, el mismo rechazo a los aspectos desagradables de la vida, que tanto recuerdan al Shakespeare del Rey Lear o al Milton de Licidas, son evidentes también en los memorables personajes que habitan la alegoría. Dado que El progreso del peregrino es un drama de predestinación, todos los personajes con los que nos encontramos están condenados o ensimismados. Esta marcada demarcación es evidente a lo largo de la alegoría, de modo que Bunyan, al escribir su Apología sobre cómo rápidamente tuvo sus pensamientos “en blanco y negro”, habla nada menos que de la verdad figurada. No es que sea insensible a los matices del carácter o a las sutilezas de la conducta, sino que expresa sistemáticamente una posición moral basada en la seguridad; y tal actitud determina la delineación de su carácter. Si Fiel es realmente el tipo de mártir cristiano, debe permanecer fijo en una humildad abnegada tan constante como la Estrella del Norte. Si el Señor Odio a lo Bueno lo condena, debe mostrar una pomposidad de pavo real y una fanfarronería. No hay nada de burdo en este dibujo de personajes; de hecho, está motivado por un deseo de integridad artística.

Dentro de estos límites, Bunyan procede característicamente a crear personajes de gran individualidad. Sus criaturas no son meros tipos o pálidos fantasmas con etiquetas alegóricas, sino hombres y mujeres de carne y hueso. Incluso las mejores almas no están exentas de defectos, como Cristiano, que a veces parece demasiado egocéntrico para nuestro gusto, demasiado atento a ganar su propia felicidad; ni tampoco Fiel y Esperanzado son fácilmente absueltos de supercilidad de vez en cuando.

El retrato de Ignorancia es la pintura más rica de un villano en todo el libro, y se le describe económicamente al principio con una frase, “un muchacho muy rápido”, que lo sitúa como alguien preocupado sólo por los aspectos externos de la religión. Por otro lado, Apego al mundo es categorizado por un hábil manejo del contexto: es de la ciudad de Discurso justo, pero no dice su nombre; pero sí nombra a todos sus parientes hasta que queda expuesto como un partidario de la religión (“más celoso cuando la religión va en sus zapatillas de plata”) cuyo motivo es el interés propio. Como muchos otros personajes, Apego al mundo queda grabado de forma indeleble en la mente del lector y no es más que otro ejemplo del arte de Bunyan que mantiene el interés continuo en la alegoría.https://www.youtube.com/embed/hQ71SpAHakA?feature=oembedAdaptación al cine del año 2019.

Estas excelencias separadas de la estructura, el tema y la caracterización no podrían conmovernos si no estuvieran fusionadas por un estilo que es justamente alabado por su simplicidad, franqueza, economía y vigor. George Bernard Shaw estaba incluso dispuesto (con la típica extravagancia shaviana) a conceder la palma a Bunyan frente a Shakespeare por la brillantez del discurso de Apolión. Ciertamente, gran parte del poder de persuasión del narrador se deriva de la manipulación que Bunyan hace del lenguaje, que a menudo es casero y coloquial en el diálogo, pero opulento y expansivo en su gama de imágenes y referencias bíblicas (particularmente apocalípticas), para centrar nuestra atención donde él quiere, todo con el objeto de involucrarnos en la acción. Y el caso sigue siendo cierto tanto si estamos atrapados en el Castillo de las Dudas, restaurándonos tras la lucha con Apolión, abriéndonos paso con miedo por el Valle de la Sombra de la Muerte o solazándonos en las Montañas de Delicias.

Tales son las cualidades que han permitido que el sueño de Bunyan perdure y se enfrente al desafío del tiempo y las circunstancias. ¿Qué hay del futuro? Hay cierta esperanza de que el pequeño libro de Bunyan vuelva a ser devuelto a su propietario original, el pueblo llano, pues aunque ha sufrido el descrédito en el que han caído muchas obras puritanas, hay en él algunos elementos identificables mucho menos anticuados de lo que a menudo nos conviene admitir. Como todos los clásicos, El progreso del peregrino afirma valores de validez intemporal, y lo que nos queda de su experiencia es una visión de la vida y el destino humanos que trasciende cualquier otra consideración. A través de su énfasis en el valor del alma individual, su contundente expresión de una vida más allá del presente y el significado que esto da al aquí y al ahora, el sueño puede aún entregar un mensaje supremamente relevante para nuestra era actual. Porque el grito sigue siendo: “¿Qué debo hacer para se salvo?”

Este artículo fue escrito originalmente por James F. Forrest, Ph.D. para la revista Christian History en el año 1986. Para el momento de la escritura de este artículo Forrest era profesor de inglés en la Universidad de Alberta, Edmonton, Canadá. El artículo fue traducido por el equipo de BITE en 2021.

Enlace original: https://biteproject.com/el-progreso-del-peregrino-un-sueno-que-perdura-hasta-hoy/

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. La IGLESIA EVANGELICA PRIMERA ASAMBLEA DE DIOS DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS es el Responsable del tratamiento de los datos personales del Interesado y le informa que estos datos serán tratados de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (GDPR). Pinche este enlace para mayor información: Política de Cookies Usted puede ejercer: – Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento. – Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y a la limitación u oposición a su tratamiento. – Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (www.aepd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente. Datos de contacto para ejercer sus derechos: IGLESIA EVANGELICA PRIMERA ASAMBLEA DE DIOS DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS, Calle Rio Narcea, 15, 33210, Gijón, Asturias, Email: info@asambleadediosgijon.com Datos de contacto del DPO: AVDA BRASIL 17, 28020 MADRID – dpd@sonorsolucionesnormativas.es ACEPTAR

Aviso de cookies